Cargando...
Opinión

Soulslike, estás tan hermoso como el día que te fuiste. Análisis, Bloodborne.

Un homenaje a lovecraft, un juego muy difícil, una historia muy profunda, jefes con diseños impresionantes, locaciones muy variadas, mecánicas que se sienten injustas pero no lo son, todo eso y mucho más ya lo hemos escuchado cuando hablamos de un videojuego Soulslike como Bloodborne. Hoy vengo a hablarles de un videojuego que salió hace cinco años pero hasta hace un mes tuve la oportunidad de jugar y completar. Bloodborne, la entrega de Hidetaka Miyazaki que salió entre Dark Souls 2 y Dark Souls 3. Un videojuego muy veloz y oscuro. En lo personal, llevaba bastante tiempo sin jugar un Souslike, y volver con uno como este es reavivar mi cariño por este género. Hablemos de la joya que creó el maravilloso estudio de Fromsoftware.

Una noche de cacería

La historia de Bloodborne es super compleja, muy típica de las obras de Miyazaki. Resumimos diciendo que se trata de una historia de grandes (dioses) y humanos donde tras un trato para conseguir la cura de muchas enfermedades, se desata una maldición entre la gente. Se habla de una sangre maldita que transforma a los que la consuman en bestias incontrolables. A raíz de esto nace la noche de caza donde personas hábiles para matar monstruos se dedican a controlar a la población infectada en un ciclo casi eterno. Ahí es donde entramos nosotros, una persona llegando a Yharnam en busca de una cura para una enfermedad que nos está matando. Esta cura tiene el precio de envolvernos en esta famosa noche de caza, donde deberemos sobrevivir y asesinar a una cantidad importante de bestias para salir de esta pesadilla. Todo lo anteriormente mencionado, debemos vivirlo gracias a la guía de un legendario cazador llamado Gherman y su sueño del cazador.

Un Souls en todo su esplendor

Aunque el videojuego no lleve la palabra Souls en su titulo, esto no lo aleja de lo que tanto odiamos y amamos de la saga de Dark Souls. Una dificultad elevada, que nos hace sentir hasta mal con nosotros mismos. Jefes que nos matan tras un combo brutal cuando estaban a un golpe de morir. Momentos que nos hace pensar que el videojuego es sumamente injusto, pero que tras reflexionar vemos que no lo es. Enemigos y escenarios muy variados que nos hacen adentrarnos en un mundo muy oscuro reinado por las bestias de la noche. Ahora hablemos del estilo de juego, Bloodborne es un videojuego muy rápido enfocado en el esquive del personaje y su habilidad para hacer «parry» utilizando un arma secundaria a distancia como mosquetes o rifles. La mayoría de jefes tienen un patrón de movimientos muy difícil de leer y pueden acabar con toda la barra de vida del personaje con un solo combo, ahí es cuando tiene que entrar nuestra capacidad de esquivar ataques casi de una manera inhumana.

No todo es una injusticia

Tenemos muchas herramientas a nuestra disposición para hacer la noche de caza una experiencia no tan frustrante. Nuestra principal herramienta será el arma con truco, un arma principal capaz de cambiar su manera de lucha con un solo botón de nuestro control. Tenemos espadas que se convierten en martillo, rifles que se convierten en lanzas, sierras que se convierten en mazos, es una pasada utilizar estas armas. Tenemos nuestra arma secundaria que es un arma típicamente a distancia la cual nos ayuda a dañar enemigos desde un rango seguro así como aturdirlos para un ataque crítico. La que debatiblemente es la mejor herramienta en este videojuego son los viales de sangre, los cuales nos darán una cantidad de vida moderada cada vez que los utilicemos. Los viales vienen a reemplazar a los frascos de estus de Dark Souls. Existen otras herramientas como frascos molotovs y por supuesto la muñeca del taller que nos ayudará a subir de nivel y conseguir objetos según los echos de sangre (moneda del juego) que consigamos al cazar nuestras presas.

Yharnam, una ciudad de pesadilla que se ve de ensueño

En el apartado gráfico el videojuego se mantiene muy bien para haber sido lanzado hace más de cinco años. Cada escenario, cada ciudad y cada edificio del juego se ve increíble, maravilloso, exquisito. Típico de videojuegos de Miyazaki, nos transportan a ambientes diferentes compartiendo una temática oscura. Visitamos catedrales con una construcción maravillosa y un cuidado al detalle clásico de un Souls. Basta con volver a ver al cielo en diferentes partes del videojuego para darnos cuenta de la maravilla gráfica que nos muestra Bloodborne. Podría hablarles de Bloodborne y Darksouls todo el día, es un tema que nos apasiona en Pinto con Vidoejuegos, pero continuemos. El juego a pesar de tener un aspecto precioso, peca de problemas de rendimiento debido a la consola donde se juega. Ni la PS4 o la PS4 Pro son capaces de mostrar el rendimiento que merece el videojuego, esforzando mucho la plataforma para tener una resolución de 720p-1080p y llevar el videojuego a 30 FPS.

Bendito sea el tema de Lady María

Hablar del audio de un videojuego como Bloodborne es difícil sin entrar en el fanatismo a las obras de Miyazaki. Un mundo silencioso que solo nos expone a obras musicales magistrales cuando combatimos con un jefe. Un ambiente que suena vacio hasta que tenemos que combatir utilizando nuestra arma o mosquete. La música ambiente la haremos nosotros conforme avancemos y tengamos que combatir con enemigos o interactuar con personajes del videojuego. En cuanto a los temas de jefes, les resumimos la calidad que tiene Bloodborne con la siguiente pieza maestra:

¿Que tan larga es nuestra noche de cacería?

Depende de como vivamos esta intensa experiencia, nuestra noche de cacería puede tardar días, semanas o incluso meses. La dificultad del videojuego y nuestras ganas de ser mejores es lo que más va a ampliar la cantidad de horas que juguemos. Hablando de una experiencia personal, me tomó 45-50 horas completar el videojuego por primera vez, dedicándome a vencer todos los jefes opcionales y obligatorios junto al contenido descargable de los viejos cazadores. Además, existen muchas submisiones y ramas de diálogos que se pueden conseguir según las acciones que tomemos, por ejemplo la de Eyleen, Yosefka y la familia del padre Gascone. No podemos omitir el hecho de conseguir la mayoría de objetos en el videojuego, junto a conseguir las runas de Caryll. Existen además las mazmorras de los cálices las cuales son en mayoría generadas de manera aleatoria. Todo lo anterior colabora con la longevidad del juego.

Gracias Hidetaka Miyazaki, por darme una razón más para seguir amando los videojuegos.

En épocas cuando estoy un poco decepcionado de las experiencias en videojuegos, esos tiempos cuando uno siente que ningún videojuego es capaz de llenar esas ganas de experimentar y disfrutar. En esos difíciles momentos los videojuegos soulslike me devuelven las ganas de disfrutar y amar los videojuegos. No sé si es ese típico sentimiento de superación, la capacidad de vencer esa frustración de caernos en un acantilado y volver por nuestras almas. No sé que es, pero estos videojuegos me dan algo que no he encontrado en ningún otro, y soy fiel creyente que estos videojuegos son para todos. Cualquiera puede jugar, completar y disfrutar un souls, simplemente la fe que tiene el videojuego en el jugador es infinita. Gracias Miyazaki por crear un genero que muchos necesitábamos sin saberlo.

Eyleen

Comentarios
Agregar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *