Cargando...
Opinión

Reflexiones sobre: Pikuniku

Pikuniku en el pueblo

Un curioso y gracioso juego para todo el público

Pikuniku es una de esos juegos cortos que vengo recomendando hace tiempo ya, pero aparte de eso, es un juego que puede jugar cualquiera en la familia. Desde adultos hasta niños, desde los jóvenes niños rata del Fortnite hasta los abuelos en la familia. Es uno de los pocos juegos que recomiendo a todo el mundo.

Pikuniku es un juego que podría estar hecho en Paint, tiene una estética súper sencilla de colores planos, montañas triangulares como si del dibujo de un niño se tratase. Y justo con historia de la misma índole, sencilla y centrada en el humor.

El juego nos cuenta la historia de….¿Pikuniku? Un ser redondo y rojo con un par de ojos y un par de pies, nada más. Y las mecánicas tampoco son muy allá, tenemos un botón para patear cosas y otro para saltar. Todo esto hace sonar el juego muy simple; y lo es. Pero ahí está la magia.

El título me despierta una sonrisa cada vez que lo iniciaba. En el juego tenemos que salvar a un par de poblados de unas empresa que a cambio de recursos le entrega dinero gratuitamente a las personas del mismo. Estaremos en una facción rebelde en contra de esta empresa a pesar de que somos un «monstruo». Esto aprovechando cada cliché posible y dándole un pequeño giro cómico la mayoría del tiempo.

No es un juego de 10 ni profundo. Me es difícil decir mucho más sin entrar en spoilers o arruinar algún chiste del juego. Pero si que puedo decir que me siento como niño jugandolo. Es muy simple, pero esos chistes tontos, esa resolución sencilla de problemas, la visión colorida y cómica del mundo me resulta melancólica. Como transportarse a tiempos más simples.

Y eso es mágico, sin ser muy largo, me hizo sentir niño algunas horas y sonreír durante todo el juego. ¿Qué más podría pedirle?

Nos leemos pronto.

Comentarios
Agregar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *